Fracaso. descalificado. ¿¡y ahora qué!?

Fracaso. descalificado. ¿¡y ahora qué!?

Un breve vistazo a tu propia vida te mostrará cuánto amor falta en nuestro mundo: desengaños y heridas causadas por otras personas y por nuestros propios errores, nos han dejado en el lado perdedor de la vida más veces de las que nos gustaría admitir.

Una cuestión de confianza

En los deportes, si incumples las normas eres avisado, penalizado e incluso expulsado del encuentro. Algunos deportistas, y hasta equipos enteros a veces no alcanzan la meta por no seguir las instrucciones del entrenador, por hacer trampas, por lesión, o por falta de la estamina necesaria para seguir.

La Biblia usa precisamente un término deportivo para ilustrar lo que verdaderamente significa pecado. No damos en el blanco, fallamos el penalti decisivo, no terminamos bien la carrera. No se trata de simplemente cometer pequeños errores o hacer lo indebido. Se trata de nuestra actitud de independencia y desconfianza hacia Dios.

 

Anterior 4/10 Siguiente

 

copyright © athletes in action schweiz