Entrenamiento

Entrenamiento

El entrenamiento lleva a la perfección. Este principio básico también aplica a nuestra relación con Jesús. Practica estos dos ejercicios fundamentales:

Orar

En tu vida con Jesús, la oración debe ser tan natural e importante como lo es respirar para el cuerpo. Orar es simplemente hablar intencional y honestamente con Dios. Podemos compartirlo todo con Jesús. Nuestras preocupaciones, retos y por supuesto nuestras alegrías y triunfos. Como en cualquier otra amistad, Jesús espera que lo compartamos todo y confiemos en Él. Al compartir nuestras vidas con Él en oración, nuestra fe crece y ganamos perspectiva y claridad para nuestras vidas.

Leer la biblia

La Biblia nos cuenta la historia de la humanidad. Es también el manual de instrucciones de Dios para completar una vida que cruce la línea de meta entre fuegos artificiales. Leer la Biblia  pidiendo a Dios que nos ayude a aplicarla a nuestras vidas nos anima y fortalece. ¿Por qué no empezar con el Evangelio de Juan? Elige una hora para leer en la que te sientas despierto y alerta. Puede ser por la mañana, a mediodía, antes de ir a la cama. No hay un momento perfecto, encuentra el que funcione para ti.

Anterior 8/10 Siguiente

 

copyright © athletes in action schweiz